lunes, 22 de agosto de 2011

El descanso del guerrero

Se dice que, entre las sociedades mesoamericanas anteriores a la Conquista, aun entre las más belicosas, era común el aprecio y la franca veneración hacia las flores. Mayas, zapotecos e incluso los mexicas tenían divinidades para ellas. Junto con las plumas de quetzal y las cuentas de jade, eran símbolo de lo precioso. Representaban además lo bello de las palabras poéticas. Entre los nobles, parte de su educación incluía detalles como la manera correcta de tomar y oler un ramillete de flores, por ejemplo. Sin embargo, es probable también que ese gusto por la belleza no fuese exclusivo de las clases altas, y que en algún momento dado hasta un guerrero pudiera haberse sentido atraído y abstraído por la belleza de una de ellas.

4 comentarios:

AlexCerati dijo...

Excelente dibujo... además de que el nuevo banner también está muy chido.
Saludos!

Noé dijo...

Gracias, muchachón!! Saludos =)

tnf25 dijo...

dichosos los ojos que ven el dibujo, como la foto...

Noé dijo...

=) En tanto provoquen alguna reacción, bienvenidos los comentarios, sean buenos o malos. ¡¡Gracias, Toño!!