lunes, 10 de octubre de 2011

-"Te amo".....
Una breve pausa, tras lo cual respondió, abrazándome:
-"Yo no lo voy a decir"....
Infinidad de ocasiones anteriores le había dicho lo mismo. No sólo decirlo porque sí, sino porque es lo que realmente siento por él. Siempre recibí mutismo, o una sonrisa acompañada de un abrazo al tiempo que me decía "mensote" al oído. Nunca se la he dicho con la intención de que me responda de manera similar. Eso también se lo había dicho antes. Me hace feliz sentir esto por él, porque me demuestra, al fin, que no soy una maquinita de sexomático. 
"Te quiero mucho, y lo sabes. Pero aquí tú eres el único que va a sufrir...." fue otra de sus frases. Y sí, lo sé, me quiere. Pero ya no sé qué pensar. El fantasma del ex, que ronda de continuo. No puedo culparlo por ello. Sería demasiado bitch de mi parte. Fueron 4 años con ese güey y es obvio que la herida aún sangra...Muchas veces antes me pregunté qué era lo que a mí me hacía falta para que me eligiera en vez de a él...no encontré la respuesta. Es más, creo que no la hay. Siempre han dicho que el que persevera alcanza. Pero ya no sé si perseverar o doblar las manos cuando la disposición del contrario está limitada. ¿O acaso estoy mal por ser vacilante?
Y ante mi pregunta de qué vamos a hacer entonces con esto, sólo me dijo "la decisión es tuya, yo quiero seguir viéndote, pero no quiero que te hagas daño". Quedamos como amigos, pero de verdad no sé cómo pensar, ni cómo sentirme. Quiero ser comprensivo, su apoyo más que una carga adicional, quiero verlo de nuevo. Pero también quisiera que no doliera tanto esta situación. Muchas cosas me pasan por la mente. Darle tiempo, alejarme por completo, ser sólo amigos, buscar, seguir buscando. Repaso frases: ya se me pasará, él se lo pierde, hay muchos más, ya llegará quien sí quiera...Y sin embargo, no puedo evitar el sentimiento de desilusión. Más que desilusión de él, desilusión de mí mismo, por haberme entusiasmado más de la cuenta. Pero bueno, había dicho que asumía el riesgo. Así que ni quejarse es bueno. Así es esto. Como cantaba la Winehouse: "me and my head high and my tears dry..." 
Por él, nada más que un inmenso cariño y nada menos que los mejores deseos. De aquí en adelante, nada ha de hacerme daño.

4 comentarios:

AlexCerati dijo...

FFFFFFFFuck! Diablos....
Alguna vez me pasó algo que me hizo sentir lo mismo que a tí. Me dije esas mismas frases...
Se siente muy muy feo.

Noé dijo...

Pero lo superaste, mi estimado =) Y eso mismo estoy haciendo yo =D

Didier Freitas dijo...

inevitablemente te dañaras, si no con él, con otra cosa, somos humanos. Rara historia, parece que se repite mas de lo que uno creería.

saludos!

Noé dijo...

Didier:
Creo que las situaciones o las cosas nos dañan en la medida que lo permitamos. No se trata de volverse invulnerable, sino más bien de reponerse de esas caídas emocionales. Saludos!!